Amarillo. 2ª Parada.

Amarillo es una ciudad del estado de Texas, su nombre es debido al color de su tierra. Por su situación y su tamaño (viven cerca de 200.000 hab.) se ha convertido en la parada de muchos viajeros que hacen la Ruta 66. Nada más llegar podemos ver infinidad de moteles, gasolineras, tiendas y restaurantes.

Decidimos hacer la primera turistada: cenar en The Big Texan: famoso por sus filetes de 72 oz (unos 2kg) si te lo terminas no lo pagas. Como no teníamos intención de morir de un cólico en plena América profunda nos decidimos por una hamburguesa, que como todo aquí, era enorme. El restaurante imita a un saloon del lejano Oeste y además del restaurante, tiene otra parte de museo y bar.

The Big TEXAN

 

The Big Texan

 

Al día siguiente hacemos la segunda turistada; visitar el Cadillac Ranch: una instalación artística que consiste en antiguos cadillac clavados frontalmente en el suelo. Enmarcada en el denominado Land Art, la pieza realizada en 1974 por el grupo Art Farm simboliza la decadencia del capitalismo y la edad de oro de los automóviles americanos.

 

cadillac_1

 

Con el paso del tiempo la gente hizo suya la obra, y actualmente, están cubiertos de graffittis como veis en las fotos. Permiten que cada  uno se exprese sobre ellos. Si se os olvida el bote de spray podéis recuperar alguno de los cientos que hay por allí (yo no pude evitar sacar la quinceañera que llevo dentro y dibujar un corazón).  Se ha convertido en una parada imprescindible de la Ruta66, y gracias a ella, multitud de viajeros hacen su parada en Amarillo. (Y aún hay gente que dice que el arte no reporta ingresos…)

Por último paseamos por las zonas residenciales de Amarillo con sus casas al más puro estilo americano. Próxima parada Albuquerque!

amarillo_casa1

de Dallas a Amarillo

Hemos empezado nuestro road trip recorriendo más de 500km por el estado de Texas. Disfrutamos mucho al conducir por estas carreteras que parecen interminables. El paisaje es bastante plano y como hace un día claro, gozamos de bonitas vistas con un horizonte despejado.

carretera

Nos paramos en la población de Wichita Falls para dar un paseo y ver sus cataratas. El paseo no está mal, pero son las 12h y nos estamos derritiendo. Seguimos haciendo algunas paradas en pequeños pueblos que hay en el camino. Parecen desérticos, algunos de ellos con gasolineras abandonadas, y almacenes detartalados, dignos de las mejores películas de miedo.

Encontramos carteles que nos avisan: “cuidado con las serpientes de cascabel” y “cuidado con los ciervos”, afortunadamente, no nos hemos cruzado ni con una cosa ni con la otra, lo que sí nos ha asustado, es la cantidad de neumáticos explotados que hay en la carretera, y es que hace muchísimo calor y el asfalto está ardiendo.

granjeros de Texas

Lo mejor del viaje ha sido la gente que nos hemos encontrado al parar. Al no estar acostumbrados a ver turistas, no entendían qué hacíamos por allí viniendo desde tan lejos, Un señor que se parecía John Wayne, nos dijo que debíamos estar tristes, al estar lejos de casa en esta época, ya que nos estábamos perdiendo los “racing bulls” (se refería a los sanfermines!!!) Todo el mundo ha sido muy amable, no paraban de hablar y de preguntarnos cosas sobre España.

Al final del día hemos llegado a Amarillo. El paisaje cambia radicalmente, se ve mucho ambiente. Esta ciudad forma parte de la Ruta 66, así que todo está muy animado.

carretera_2

carretera4