VIVA LAS VEGAS!!!

Las Vegas es un oasis en medio del desierto. Un conjunto de hoteles temáticos, imitando pequeñas ciudades de cartón piedra, que se congregan en la Strip. Un lugar, dónde la horterada y exceso están llevados al límite… Qué divertido es! VIVA LAS VEGAS!

lasvegas_8

Se dice que Las Vegas es la ciudad del pecado, por el juego, el alcohol, el ocio y la prostitución, del último punto no podemos hablaros, pero juego, alcohol y ocio, están mires dónde mires. Y es que, en los interiores de los hoteles no hay ventanas ni relojes,  así, recrean la sensación de la noche eterna, sea cual sea la hora del día. Sus halls están llenos de bares, restaurantes y tiendas, y para ir de un sitio a otro, por fuerza, siempre tienes que cruzar el casino.

lasvegas

Nos ha chocado bastante ver que la gente pasa de un hotel a otro con su bebida en la mano (la haya sacado de dónde sea), aquí es lo más normal.

La cosa que más nos ha sorprendido, y gustado a la vez, es que hay cabida para todo el mundo; puedes ver desde una chica muy  sofisticada, comprando en Prada el bolso adecuado para su conjunto de esta noche, a familias en chanclas, grupos celebrando el final del instituto o recién casados. Nadie llama la atención en Las Vegas!

Al pasear por la Strip , como buenos frikis, nos acordamos de películas que se han rodado allí como “Living las Vegas” o “Very Bad Things” entre otras, y en los hoteles  “Ocean’s Eleven” (The Bellagio), “Rainman” o “Resacón en Las Vegas” en el (Caesar’s Palace) “Casino” y “Austin Powers” (The Riviera) y muchas más.

lasvegas_7

Lasvegas_titi

 

A pesar de no ser una de las paradas que más nos llamaban, nos lo hemos pasado muy bien viviendo esta comedia, pero sin duda, lo mejor de nuestra estancia, ha sido ver El Circo du Soleil. Qué maravilla!!! Nos quedamos impresionados viendo el musical “LOVE” inspirada en temas de The Beatles. Recomendadísima! Las entradas para estos espectáculos parecen caras, pero cuando ves el despliegue de medios y las actuaciones de estos grandes artistas, te das cuenta de que merece la pena.

 

Recomendación: las entradas de los musicales podéis comprarlas anticipadamente, (hay diversas páginas como www.travelzoo.com) , si las compráis allí mismo sacaos el carnet de jugador (en el propio hotel dónde se haga el musical), es gratis, y luego te hacen un 30% de descuento en la entrada.

lasvegas_4

lasvegas_13

Vistas desde la habitación

vistas desde la habitación

Aviso: si vais a al Caesars Palace, debéis saber que la nevera de la habitación está computerizada, y si la utilizas, aunque sólo sea para refrescar tus cosas, te cobrarán a la salida 25$ por el uso. Te lo dicen dos que han caído en el juego 😉

lasvegas_1_Snapseed

lasvegas_2

lasvegas_11

lasvegas_12

Sedona

Sedona es una zona mágica situada en el centro de Arizona. En ella vivieron algunas tribus como los Yavapai. Hoy en día, el Boynton Canyon, todavía es un punto de congregación ceremonial de algunos Indios Nativos.

Se dice que es el punto de la Tierra dónde más fluye la energía, por lo que seguidores del “new age”, y meditadores, vienen en busca de espiritualidad. Se reúnen personas de diferentes filosofías esotéricas de todo el mundo y seguidores de fenómenos extrasensoriales. Es a su vez una región muy turística de una enorme belleza.

deNuevaYorkhastaLosAngeles

 

Por la insistencia de un amigo neoyorquino hemos decidido cambiar nuestro planes y pasar dos días aquí. Cuánto agradecemos a Alex su recomendación!!!

sedona_camino_1

A sólo 1 hora del Gran Canyon cogemos la carretera que lleva a esta pequeña ciudad y nos quedamos impresionados con el paisaje. Hay que atravesar Oak Creek Canyon, un estrecho cañón, cuya carretera baja junto a un río, con un paisaje de densos bosques y gigantes rocas rojizas.

sedona_baño_2

Llevamos varios días de viaje corriendo de un lado a otro, y a pesar de que sabemos que en Sedona hay mucho que ver, decidimos pasar estos días tranquilos, viendo menos cosas, pero disfrutándolas más intensamente. Lo más impresionante ha sido bañarnos en Cathedral Rock. Realmente este lugar nos ha cautivado. Nos hubiéramos quedado semanas explorando tanta hermosura, pero tenemos el hotel pagado en Las Vegas, así que nos despedimos de esta tierra, encantados de haberla conocido, y soñando volver, con más tiempo, algún día.

Desde que fue el escenario de muchos westerns de los años 40 y 50. Es un sitio de retiro de artistas e intelectuales. Orson Welles y Walt Disney pasaban largas temporadas aquí y actualmente la utilizan como refugio celebrities como Madonna, Diane Lane, Robert de Niro, Nicolas Cage y Johnny Deep entre otros.

denuevayorkhastalosangeles Sedona

Amarillo. 2ª Parada.

Amarillo es una ciudad del estado de Texas, su nombre es debido al color de su tierra. Por su situación y su tamaño (viven cerca de 200.000 hab.) se ha convertido en la parada de muchos viajeros que hacen la Ruta 66. Nada más llegar podemos ver infinidad de moteles, gasolineras, tiendas y restaurantes.

Decidimos hacer la primera turistada: cenar en The Big Texan: famoso por sus filetes de 72 oz (unos 2kg) si te lo terminas no lo pagas. Como no teníamos intención de morir de un cólico en plena América profunda nos decidimos por una hamburguesa, que como todo aquí, era enorme. El restaurante imita a un saloon del lejano Oeste y además del restaurante, tiene otra parte de museo y bar.

The Big TEXAN

 

The Big Texan

 

Al día siguiente hacemos la segunda turistada; visitar el Cadillac Ranch: una instalación artística que consiste en antiguos cadillac clavados frontalmente en el suelo. Enmarcada en el denominado Land Art, la pieza realizada en 1974 por el grupo Art Farm simboliza la decadencia del capitalismo y la edad de oro de los automóviles americanos.

 

cadillac_1

 

Con el paso del tiempo la gente hizo suya la obra, y actualmente, están cubiertos de graffittis como veis en las fotos. Permiten que cada  uno se exprese sobre ellos. Si se os olvida el bote de spray podéis recuperar alguno de los cientos que hay por allí (yo no pude evitar sacar la quinceañera que llevo dentro y dibujar un corazón).  Se ha convertido en una parada imprescindible de la Ruta66, y gracias a ella, multitud de viajeros hacen su parada en Amarillo. (Y aún hay gente que dice que el arte no reporta ingresos…)

Por último paseamos por las zonas residenciales de Amarillo con sus casas al más puro estilo americano. Próxima parada Albuquerque!

amarillo_casa1

de Dallas a Amarillo

Hemos empezado nuestro road trip recorriendo más de 500km por el estado de Texas. Disfrutamos mucho al conducir por estas carreteras que parecen interminables. El paisaje es bastante plano y como hace un día claro, gozamos de bonitas vistas con un horizonte despejado.

carretera

Nos paramos en la población de Wichita Falls para dar un paseo y ver sus cataratas. El paseo no está mal, pero son las 12h y nos estamos derritiendo. Seguimos haciendo algunas paradas en pequeños pueblos que hay en el camino. Parecen desérticos, algunos de ellos con gasolineras abandonadas, y almacenes detartalados, dignos de las mejores películas de miedo.

Encontramos carteles que nos avisan: “cuidado con las serpientes de cascabel” y “cuidado con los ciervos”, afortunadamente, no nos hemos cruzado ni con una cosa ni con la otra, lo que sí nos ha asustado, es la cantidad de neumáticos explotados que hay en la carretera, y es que hace muchísimo calor y el asfalto está ardiendo.

granjeros de Texas

Lo mejor del viaje ha sido la gente que nos hemos encontrado al parar. Al no estar acostumbrados a ver turistas, no entendían qué hacíamos por allí viniendo desde tan lejos, Un señor que se parecía John Wayne, nos dijo que debíamos estar tristes, al estar lejos de casa en esta época, ya que nos estábamos perdiendo los “racing bulls” (se refería a los sanfermines!!!) Todo el mundo ha sido muy amable, no paraban de hablar y de preguntarnos cosas sobre España.

Al final del día hemos llegado a Amarillo. El paisaje cambia radicalmente, se ve mucho ambiente. Esta ciudad forma parte de la Ruta 66, así que todo está muy animado.

carretera_2

carretera4

Dallas – Fort Worth

Aterrizamos en Dallas. Nada más llegar tenemos un encontronazo con los del Rent a Car, ya que el coche que elegimos (Ford Focus) no lo tienen, y como similar, nos ofrecen tres coches más pequeños y viejos que el de la publicidad. Después de discutir, nos resignamos y nos quedamos con el menos malo. Nos vamos quejándonos, Hertz nos parece la peor compañía del mundo.

Llegamos al Downtown, aquello nos recuerda Walking Dead, no sé ve a nadie por las calles, suponemos que es viernes y al ser el distrito financiero, la gente está en otra zona.

 

Dallas

Al día siguiente, como europeos novatos que somos, se nos curre ir andando al museo JFK, ya que sólo está a 10 min. Seguimos sintiéndonos en la serie de zombies, nosotros y algunos homeless, somos los únicos viandantes y nos fijamos que la gente que va en coche nos mira con curiosidad.

Llegamos al museo. Nos alegra ver gente! El morbo está sobrepasado, encontramos turistas jugándose la vida por hacerse una foto sobre la X, marcada en la carretera, que indica el punto exacto del asesinato de Kennedy. La visita al museo audioguiada por un periodista que vivió el fatídico día, nos resulta muy emotiva y recomendable.

jfk2

 

 

 

 

 

 

 

 

Dallas

Muchos turistas morbosos esperaban turno para hacerse la foto en el lugar dónde mataron al presidente

lugar del asesinato a JK Kennedy

 

 

Vamos hacia el Downtown a ver los edificios de arquitectos como Foster, Rem Koolhaas, IMPei… Nos gusta mucho, pero seguimos siendo los únicos del lugar.

Nos desplazamos hacia el Art Distrit. Visitamos los museos The Crow Museum of Asian y el Nasher Sculpture Museum (edificio de Renzo Piano). El 1º no está mal, el 2ª muy recomendable.

Después de pasar todo el día sin ver a nadie (exceptuando turistas) nos acordamos de lo q nos dijo una amiga de NY “si queréis ver como vive la gente en Dallas tenéis que ir al Mall (Centro Comercial)”, no pensábamos hacerle caso, pero después de no ver un alma en todo el día, nos vamos a tomar algo allí. Los 2 millones de habitantes de Dallas estaban allí metidos!

mall Dallas

mall_1

Por la noche hacemos caso de las recomendaciones de gente, con la que hemos hablado en el Mall, y vemos algo más de vida, pero tampoco mucha. Suponemos que en parte se debe a que es un fin de semana de calor extremo.

 

Fort Worth

 

Al día siguiente nos vamos a Fort Worth, esta ciudad con gran industria de agricultura y ganadería, es una de las de mayor auge demográfico de Estados Unidos, dicen que es el sitio dónde empieza el Oeste Americano. Paseamos por una calle de bares que recuerda a los antiguos pueblos del Oeste, y al igual que Dallas, calles desiertas y bares casi vacíos.

Volvemos a coger el coche y PUUUM, después de un susto impresionante nos damos cuenta de que se ha caído la tapa que cubre el motor, afortunadamente no estábamos lejos de la gasolinera, volvemos, y después de varios intentos fallidos por hacernos entender, conseguimos cinta americana, Xavi se mete debajo del coche y hace un apaño para que podamos seguir conduciendo un rato. Cambiamos nuestro planes de ese día y vuelta al aeropuerto.

Explicamos nuestro caso a una chica bastante seria. Nos dice que nos lo cambia. Visto el percal del otro día, estamos asustados de saber qué coche nos van a dar para ir hasta LA… Sorpresa! Un Dodge Charger nuevecito, y por el precio inicial! Nos entran ganas de besar y abrazar a la imperturbable chica que nos ha dado el Dodge, (no lo hacemos). Nos vamos de allí diciendo que los de Hertz son los más majos del mundo…

dodge

ATRAVESANDO EL PUENTE DE BROOKLYN

El Puente de Brooklyn es, sin duda, uno de los símbolos más reconocidos de Nueva York. Se inaguró en 1883 y en ese momento era el Puente colgante más grande del mundo. Es una representación muy importante de la ingeniería del s. XIX por su innovación y por ser el primero suspendido mediante cables de acero.

Puente de BrooklynMide 1.825m de largo, y se tarda en recorrerlo a pie entre 30 y 40 minutos, (dependiendo de las paradas que hagáis) también se puede hacer en bici, pero recomendamos hacerlo dando un paseo para disfrutar de las impresionantes vistas de Manhattan. Haga buen día o no, el puente siempre está lleno de gente, y eso es parte de la gracia del mismo, aunque si tenéis jet lag y os levantáis muy temprano, os sugerimos ir a ver el amanecer allí. A penas hay gente cruzándolo y es una experiencia mágica.

Para atravesar el puente desde Manhattan, debéis bajaros en la parada de metro Brooklyn Bridge-City Hall, que queda justo delante del puente, y una vez hecho todo el paseo llegaréis a Dumbo (Brooklyn).

Al otro lado del puente encontraréis restaurantes, cafés y tiendas, todo bastante turístico, también está la playa de Brooklyn, que está entre el puente de Brooklyn y el de Manhattan, ideal para pararse a descansar, y contemplar las vistas, mucha gente va a comer allí de picnic y el Brooklyn Bridge Park , dónde hay innumerables actividades (sobretodo en verano), clases de yoga, conciertos, teatro, preyecciones de películas y muchas más. www.brooklynbridgepark.org

También podéis adentraros en el famoso barrio de Dumbo y disfrutar de sus galerías de arte, lujosos lofts y tiendas chic.